¿Hasta cuándo un artista es emergente? ¿Por qué vende el fenómeno de lo joven? Lo analizamos con artistas, comisarios y galeristas.

Publicado por : BEA ESPEJO

Lo emergente se ha convertido en un lugar común en el arte contemporáneo, sin límites claros definidos donde, a menudo, todo cabe. Es un perfil confuso, con un marco de edad que va de los veintitantos a los treinta y tantos, y muchas connotaciones muy simbólicas. El arte joven está ligado a lo que apunta maneras, a la promesa de lo futurible. Pero, ¿qué define esa emergencia? ¿Es una cuestión de edad o de actitud? ¿A qué necesidades responde? Hablamos de ello con Peio Aguirre, Ramón Mateos, Amanda Cuesta, Olga Adelantado y Mateo Maté. El debate aviva alguna que otra cuenta pendiente del sistema del arte español.

295455_328411840541407_188195047896421_852049_2081538988_n

Es un término resbaladizo, ambicioso e inquietante. Lo emergente es un gran cajón de sastre, con varios fondos y trasfondos, que en el arte contemporáneo se ha convertido en una categoría como tal, en una marca. Está entre lo amateur y lo profesional, siempre en un intento de, en una inhóspita zona media definida por la expectativa. Ser un joven talento es un valor en sí mismo, y entorno a él se generan no pocas estructuras dentro del mundo del arte, que se convierten, directa o indirectamente, en lanzaderas profesionales. Este mes de diciembre hemos visto algunas de ellas. JustMad, que este 2012 además de su sede habitual en Madrid expandía a Miami, se define como “una feria de arte emergente”, igual que Room Art Fair, “la feria de arte joven”, apostilla en su nombre, que se instalaba a finales de noviembre en el hotel Praktik Metropol de la Gran Vía madrileña.

Leer más : Link, http://elcultural.es/noticias/ARTE/4206/Forever_Young

 
Back to top